lunes, 14 de julio de 2014

El código sináptico - José Luis Peñalver

"Un buen intento"


Admito que cuando leo ciencia-ficción huyo de autores españoles, como si solo fueran capaces de escribir sobre el género los extranjeros, quedando los nuestros restringidos a novelas históricas o románticas... Por si fuera poco, se trata de un autor desconocido. Sin embargo, le di una oportunidad, aun temiendo que volvía cargado a casa con un buen troncho de ficción barata, quizá un mundo apocalíptico o de batallas galácticas, o incluso de la fantasía de gnomos y hechizos que tanto aborrezco.

Puesto en faena, mi primera sorpresa: empieza con un prefacio -quizá excesivamente largo- en que la novela se perfila como un thriller, esbozando un enigmático asesinato.
Segunda sorpresa: transcurre en el mundo contemporáneo, los protagonistas son simples programadores informáticos de una ciudad dormitorio del sur de Madrid. Son descritas con gran naturalidad las ordinarias vidas de estos jóvenes -alguno de los cuales todavía hace "botellón"-, sus rutinas y su forma de abordar el incierto futuro en el plano profesional y sentimental. Apuesto a que el autor, ingeniero informático según reza la solapa, ha plasmado anécdotas o vivencias personales en estos personajes.

La trama se pone interesante muy pronto: un día monótono de oficina su jefe les llama al despacho y les encomienda un nuevo proyecto. Como informáticos expertos en criptografía, van a colaborar con una empresa del sector farmacéutico, dedicada también a la investigación científica. Su labor consistirá en analizar muestras de EEG (electroencefalografías), es decir, los datos obtenidos de pacientes con electrodos pegados a la cabeza. Deberán programar una aplicación que estudie las señales eléctricas neuronales recogidas e intentar hallar coincidencias: a los pacientes se les hace levantar un brazo, o cerrar el puño, y ellos tendrán que averiguar qué patrones comunes siguen esas ondas para esos movimientos concretos.

El objetivo de ese proyecto de I+D será proporcionar prótesis robóticas a personas discapacitadas. La teoría es que, decodificadas las órdenes que parten del cerebro, entendidas esas señales eléctricas, sería posible construir un miembro robótico que ejecutara fielmente esos movimientos.

De casualidad lograrán algo radicalmente opuesto: su programa informático conseguirá recuperar imágenes difusas almacenadas en la memoria humana. Conscientes de lo que tienen entre manos, surgen discrepancias sobre cómo publicarlo para saltar a la fama, sin que se lleve el prestigio la multinacional para la que trabajan.
Entretanto descubrirán en la información neuronal de uno de los pacientes, en los recuerdos de su memoria, algo que les deja a cuadros. Obviamente guarda relación con el supuesto asesinato anunciado al principio, pero no voy a continuar para no destriparlo. Adelanto que a partir de aquí se acelera la trama, pasarán por auténticas penalidades, guiados por la ambición de uno o el afán de protagonismo detectivesco de otro, dando lugar a un sinfín de aventuras y pasajes muy emocionantes.

Como aspecto negativo señalo algún capítulo farragoso en exceso, plagado de detalles técnicos que no todo el mundo entenderá, y escenas intrascendentes demasiado largas que demoran la lectura y penalizan el ritmo, sobre todo en la primera mitad.
Hay que decir, sin embargo, que la idea es muy original, no había escuchado nada hasta ahora sobre la posibilidad de descifrar y entender las comunicaciones que inundan nuestro cerebro. Y está cimentado todo al detalle, científicamente, no deja nada en el aire. Es ficción, pero no suena a fantasía en absoluto, algún día será posible comprender el entramado del sistema nervioso: son señales eléctricas y la información tiene que viajar oculta de alguna manera.

El estilo es correcto pero simple; se nota que el escritor es de ciencias. No me importa: prefiero una novela que enganche, centrada en el argumento y no en la escritura, a otra profunda y con un sinfín de metáforas y exquisitos recursos literarios, pero que haga bostezar y mirar constantemente cuánto queda.

En fin, un grata sorpresa, una curiosa mezcla de géneros: ciencia-ficción, suspense, intriga, novela negra e incluso romance, con una excelente descripción psicológica de los personajes.

Calificación:

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Entrada destacada

Top 10 2016 provisional

A continuación enumero los títulos con los que más he disfrutado durante este año, aunque no he tenido tiempo de escribir reseñas de tod...