jueves, 14 de agosto de 2014

SEAL Team Six - Howard E. Wasdin




El género de las autobiografías bélicas es uno de mis favoritos. Suelo escoger la temática de la Segunda Guerra Mundial, dentro la cual he devorado con fervor las memorias de Galland, Speer, Rudel o Guy Sajer (comentada esta última en este blog). También he disfrutado las memorias de un piloto republicano en la Guerra Civil, Juan Lario Sánchez. Me recomendaron esta obra y, aun receloso porque huyo de la guerra moderna, la he encontrado muy interesante, arrebatadora a ratos y hasta emotiva al final.

Howard Wasdin nos cuenta su vida desde el principio: un niño maltratado por su padrastro, crecido en el seno de una familia inculta y sin recursos, siendo forzado a trabajar en el campo desde muy pequeño.
En un campamento juvenil entendió que estaba hecho para el rigor, la disciplina, el autocontrol y el poderío físico que se exigía en el ejército. Como voluntario en un cuerpo de rescate marítimo conoció a dos miembros de los SEAL, un grupo de operaciones especiales de la Marina. Las historias que le relataron, el tipo de misiones que les encomendaban, de rescate a barcos secuestrados o de tipo antiterrorista, lo dejaron impresionado. Él sería uno de ellos.

Una parte importante de la obra la dedica a narrar las duras pruebas de acceso que tuvo que superar, que dejan al lector con la boca abierta. Solo auténticos superhombres llegarán al final. Wasdin admite que nunca las habría pasado de no ser por el complicado entorno familiar en que creció.
Se especializó como francotirador, para lo cual tuvo que someterse a otro riguroso entrenamiento.

Por fin entrará en acción. Primero intervino en la toma de un barco en la primera Guerra del golfo; más adelante el lector vibrará con las misiones que les encomendaron a él y otros tres miembros del Team Six en Somalia, junto a los Delta y a los Rangers del ejército. Entre otras escaramuzas, narra el episodio del Black Hawk derribado recogido en la película.

Es sorprendente la alta profesionalidad, las medidas de seguridad que toman, las precauciones, las tácticas de combate que tan bien describe, las últimas tecnologías. Al lado de los SEALs parece que los del ejército americano sean meros aprendices.

El estilo narrativo es directo, sin florituras, como corresponde a una obra de este tipo. Lo que interesa es el contenido, no hace falta más.
La traducción, sin embargo, deja mucho que desear. El traductor debería repasar el uso de "porque" y "por qué", o tener en cuenta que "encriptado" no es una palabra admitida en castellano, el término correcto es "cifrado".
Pero de esto Wasdin no tiene la culpa. Un título imprescindible para los amantes del género.



Calificación:

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Entrada destacada

Top 10 2016 provisional

A continuación enumero los títulos con los que más he disfrutado durante este año, aunque no he tenido tiempo de escribir reseñas de tod...