viernes, 6 de noviembre de 2015

El lobo de Wall Street - Jordan Belfort

"La historia de un chalado millonario"



El lobo de Wall Street son unas memorias distintas a lo acostumbrado. No abarcan toda la vida del escritor; no comienza en la niñez, ni menciona el origen de sus progenitores. Jordan Belfort se limita a describir el tramo de su vida que va desde el momento álgido en su empresa corredora de bolsa, inmerso ya en el desenfreno de una vida licenciosa, a la caída. Esta fue debida, en el terreno personal, a su drogadicción, mientras que en lo profesional sus delitos fiscales y malas artes provocaron su persecución.
La única excepción a este puñado de años es el primer día en el trabajo, al comienzo del texto, cuando es un chaval y es tratado como un don nadie en el mundo de los brokers. Desde ahí saltará en el tiempo y nos hará ver el contraste con su alocada forma de vida como multimillonario, arrastrado por una vorágine de gasto desenfrenado y fiestas aderezadas con drogas y prostitutas de lujo.
Se hace llamativo la naturalidad con que el autor describe sus depravadas actuaciones: cómo admite las infidelidades continuadas a su esposa, la desorbitada cantidad de drogas que consumía, o el insultante derroche de dinero. Es de agradecer esta sinceridad, con ligeros toques de sarcasmo que amenizan la lectura y la hacen divertida.
Sin embargo, todo tiene un límite. Una cosa es leer morbosamente cómo alguien que lo tiene todo tira su vida por la borda, y otra cuando sus excesos comienzan a implicar a sus hijos pequeños, víctimas inocentes de su locura, y quién sabe si sufrieron traumas por ello. Como ejemplo, tirará a su mujer por las escaleras delante de la niña, a quien después montará a la fuerza en el coche para chocarse con una valla, totalmente drogado. Se libra siempre de la cárcel por sus recursos ilimitados, pero la lectura llega a un punto en que se vuelve desagradable, la colección de anécdotas y despropósitos ya deja de hacer gracia. Las drogas ya no son excusa, Belfort se nos revela como un ser vil y despreciable.
Si a estas alturas el lector no ha terminado asqueado y ha abandonado la lectura, el autor logrará reconciliarse con él en la rehabilitación. No diré más, pero vuelven los sutiles toques de humor en su relación con otros pacientes, y es encomiable su lucha por salir adelante y sincero su arrepentimiento.
Una lectura poco habitual, sin uno hilo argumental claro, con una mezcla de pasajes escabrosos de drogas y sexo, algunos fragmentos tediosos relativos a bolsa y finanzas y, también, emotivas situaciones, como la enfermedad del recién nacido. Entretiene, pero me gustó más la película.

Calificación:

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Entrada destacada

Top 10 2016 provisional

A continuación enumero los títulos con los que más he disfrutado durante este año, aunque no he tenido tiempo de escribir reseñas de tod...